Existen muchas razones por las cuales las lavadoras comienzan a descomponerse y, la gran mayoría de las veces, quienes las utilizamos somos responsables de las fallas que este aparato de línea blanca comienza a tener.

A continuación te enlistamos algunas cosas que solemos hacer y no ponemos atención sobre cuánto daños podríamos estarle causando al aparato. Echa un vistazo y piensa qué haces tú.

Poner cosas pensar encima de la lavadora. Es normal que comencemos poniendo la misma ropa sobre el equipo pero, con el pasar del tiempo, vamos poniendo más y más cosas, mucho más pesadas y por mayor tiempo; por ejemplo, trastes, electrodomésticos o incluso sentar niños. Evita esto.

Revisa las bolsas de la ropa. Antes de lavar tus pantalones, camisas o chamarras revisa que las bolsas no tengan nada dentro pues solemos dejar monedas, llaves y otros accesorios que podrían introducirse en ranuras y dañar la lavadora.

Utiliza detergente para lavadora. Revisa las instrucciones del jabón que utilizas y evita colocar detergente para lavar a mano pues produce mucha espuma y puede convertirse en un problema.

Saca el agua después de lavar. No olvides descargar la lavadora inmediatamente de utilizarla pues, el tambor debe soportar los litros de agua y el peso de la ropa mojada, y si es por un largo tiempo puede descomponerse.

Seca las gomas. Cuando hayas retirado tu ropa y sacado el agua, recuerda secar la lavadora con un trapo seco que absorba el agua. Revisa bien las gomas y ranuras, de no hacerlo se pueden generar hongos y malos olores.

Fuente: genial.guru